Roque de Taborno, el Reino del Silencio

Podría parecer que, se trata de uno de los entornos más agrestes de la isla. Pero, a medida que uno se adentra por sus senderos, descubre que quizá, no fue lo suficiente como para impedir que, el humano, horadara antaño sus acantiladas laderas, con el fin de convertirlo en habitable. Fruto de ello, es sin duda, el caserío de Taborno, situado en la cúspide intermedia de dos barrancos, a casi 600 metros de altitud, en la zona norte del macizo montañoso de Anaga.

A pesar de ello, la implacable holografía gana por momento la batalla. Esto, se deduce de los muchos rincones inaccesibles que aún quedan vírgenes.

Caserío de Taborno
Caserío de Taborno

Sin embargo, la presencia humana en la zona, se remonta a tiempos anteriores a la conquista castellana. Durante nuestro periplo, podemos encontrar cuevas de cierto tamaño, donde se han hallado vestigios arqueológicos que lo demuestran. Allí, vivieron nuestros ancestros.

Caminar por aquellos estrechos senderos, que bordean el Roque de Taborno, que se eleva unos pocos cien metros más arriba, da razón a lo que reza la leyenda de alguno de los carteles informativos, que encontramos en la plaza del pueblo. El caminante tiene la sensación de andar suspendido en el aire.

Roque de Taborno - Vértigo
Roque de Taborno – Vértigo

Vistas y caminos que ponen en jaque al vértigo, embelesa al senderista que visita, con ojos nobles, aquel paraje. Allá arriba, la paz que nos inunda es tal, que nos obliga a respetar el silencio que gobierna aquellos riscos. Y, cuando paramos nuestros pasos y acallamos nuestras voces, a nuestros oídos, llega el romper de las olas de un mar, que se encuentra a medio kilómetro más abajo. Una sensación que te transporta a otras épocas, en las que, ni un reloj, (para quien aún los use) o un móvil, podían desvirtuar el curso de eso que, ahora, llamamos tiempo.

Gracias Rosa, Tamara y Vicky por la confianza depositada en nuestra guía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Juan Carlos Soriano Hernández, como Responsable de tratamiento de datos de Quaestio Omnia, te comunica que la finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales se debe a gestionar  y responder a tus comentarios, así como el control anti-spam. La Legitimación se establece al marcar la casilla de aceptación, dando tu legítimo consentimiento. No se cederán datos a terceros destinatarios, salvo por obligación legal. Tienes Derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Para ello contacta con

2 × cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio